El Suicida que no podía morir

19,18

ISBN: 9788412438048

El agente de la Ertzaintza Jon Gómez ha encontrado algo que no esperaba. En el Paseo Nuevo de Donostia, rodeado de gaviotas, yace un cadáver con un siniestro mensaje grabado con letras sanguinolentas en el pecho: Culpable. Un caso que sacudirá los cimientos y convicciones del policía, apenas recuperado de un pasado que se empeña en perseguirlo implacablemente, y que amenaza con llevarlo a la locura. El detective se aferrará a la investigación con toda su alma, sabedor de que representa su última posibilidad de redención, la única oportunidad que le queda para obtener el perdón y salvar su alma de la oscuridad que amenaza con enterrarlo para siempre.

La muerte se esconde en los lugares más recónditos de la agreste costa guipuzcoana, alejada de los investigadores de la policía. La identidad del implacable asesino permanece enterrada entre los amargos recuerdos de la memoria rota de un ayer traumático, desesperado y terrible, lleno de desolación y crueldad.

El agente de la Ertzaintza Jon Gómez ha encontrado algo que no esperaba. En el Paseo Nuevo de Donostia, rodeado de gaviotas, yace un cadáver con un siniestro mensaje grabado con letras sanguinolentas en el pecho: Culpable. Un caso que sacudirá los cimientos y convicciones del policía, apenas recuperado de un pasado que se empeña en perseguirlo implacablemente, y que amenaza con llevarlo a la locura. El detective se aferrará a la investigación con toda su alma, sabedor de que representa su última posibilidad de redención, la única oportunidad que le queda para obtener el perdón y salvar su alma de la oscuridad que amenaza con enterrarlo para siempre.

La muerte se esconde en los lugares más recónditos de la agreste costa guipuzcoana, alejada de los investigadores de la policía. La identidad del implacable asesino permanece enterrada entre los amargos recuerdos de la memoria rota de un ayer traumático, desesperado y terrible, lleno de desolación y crueldad.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El Suicida que no podía morir”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido